Subida al Ibón de Escarpinosa




Ibón de Escarpinosa

Pocos sitios me han gustado tanto como el que os traigo hoy: El Ibón de Escarpinosa. Realicé esta ruta sólo, completamente solo. Y durante sus largos kilómetros tuve la suerte, al menos para mi, de no encontrarme con nadie. Fue una gran sensación estar horas y horas caminando por este incomparable sin cruzarme con nadie, yo y la naturaleza. Solos.

La excursión al Ibon de Escarpinosa discurre por el impresionante Valla de Estós y todo el recorrido es increíblemente bonito. Recomiendo realizar la ruta a finales de Septiembre o principios de Octubre: hay poca gente y los árboles de hoja caduca tienen ese color ocre tan especial. Metámonos en faena.

Ibón de Escarpinosa

COMO LLEGAR AL IBÓN DE ESCARPINOSA

Yo me alojé en Benasque, a pocos kilómetros del inicio de la ruta. Es un buen lugar para establecer la “base de operaciones” ya que está cerca de númerosas rutas como las Gorgas De Alba como hablamos no hace mucho en esta misma web.

Desde Benasque debemos coger la carretera Benasque-Luchón donde, justo después de pasar el puente de San Chaime, a mano izquierda y casi escondida (aunque señalizada) sube una pequeña carretera que nos adentrará en El Valle de Estós. Tras pocos cientos de metros llegaremos al final de la carretera para encontrarnos con una gran explanada. Aquí aparcaremos. Dependiendo de la época en la que visitéis el valle podéis tener dificultades para aparcar o no encontrar prácticamente a nadie, como me pasó a mi. Una vez e coche aparcado comenzamos a caminar.




IBÓN DE ESCARPINOSA

Si miramos a nuestro al rededor podremos ver una contrucción blanca. Es el transformador del embalse de Estós. Debemos dirigirnos hacía el. En este punto veremos varios postes informativos mostrándonos datos sobre las difrerentes rutas, flora y fauna de la zona.

Ibón de Escarpinosa

Subimos por el ancho camino dejando el río Estós a nuestra izquierda. Este tramo está hormigonado así que es perfecto para ir entrando en calor. A media que subimos nos encontraremos con el embalse y un pequeño puente de madera que nos llevará al otro lado del río dejándolo ahora a nuestra derecha. En este punto ya podemos apreciar la gran belleza del entorno: altísimas montañas nevadas en lo más alto, el río bajando con toda su fuerza sonando ensordecedor y un verde e intenso bosque en la parte más baja.

Ibón de Escarpinosa Ibón de Escarpinosa

Comienza ahora una suave y agradable subida donde es fácil encontrar vacas pastando. Tras unos minutos pasaremos junto a la Cabaña de Santa Ana. Seguimos caminando hasta encontrarnos con un desdoblamiento en el camino. Aquí encontraremos varios postes informativos con las diferentes rutas o lugares hasta los que nos llevan. Lógicamente, nuestro objetivo es el Ibon de Escarpinosa, así que tomamos la dirección indicada.

Ibón de Escarpinosa Ibón de Escarpinosa




A partir de aquí el camino se vuelve más difícil, pero mucho más bonito. La pendiente aumenta considerablemente, el sendero está lleno de hojas y piedras y casi no veremos la luz del sol debido a la frondosidad del bosque. Este es denso, húmedo y formado por abetos, pinos, avellanos y quejigos que crean un ambiente frío pero muy agradable. ¡Sólo hay que ver las fotos para ver que maravilla de lugar!

Ibón de Escarpinosa

El camino es complicado, no sólo por ser empinado, sino porque muchas veces parece no haber camino. Durante la ascensión nos encontraremos con una gran cascada, muy espectacular a nuestra izquierda. Tras caminar durante una hora más llegaremos a una explanada y en ella encontraremos el Ibonet de Batisielles a 1860 metros de altitud. Este es un buen lugar para descansar y contemplar el paisaje. Si miramos la montañas del entorno nos daremos cuenta que lo que hemos subido y lo alto que estamos. En esta misma zona, a pocos metros se puede ver la Cabaña de Betisielles donde refugiarnos, aunque está mal conservada y no serviría de mucho.

Ibón de Escarpinosa Ibón de Escarpinosa

De nuevo veremos algún cartel informativo que nos indica la dirección del Ibon de Escarpinosa. Caminamos bordeando el Ibonet y nos adentramos en una planicie de intenso color verde. Esta zona suele estar llena de pequeños arroyos llenos de agua que dan un aspecto bucólico a la zona.

Tras esta planicie el camino se vuelve de nuevo complicado. Es muy pendiente, con rocas sueltas y raíces que nos dificultarán el camino. Debemos subirlo con paciencia. Debemos pasar dos pequeños puentes en este tramo que nos permiten esquivar dos saltos de agua. Uno de ellos, el último, es el desagüe del propio Ibon de Escarpinosa, así que estamos cerca.

Ibón de Escarpinosa Ibón de Escarpinosa

Caminamos unos metros más, subimos un pequeño repecho y casi sin esperarlo aparece. Casi sin darnos cuenta tenemos ante nosotros una postal única, impresionante, mágica e idílica. Sólo teneís que ver las imágenes para daros cuenta lo que os digo. Para mi es uno de los lugares más bonitos en los que he estado.

Ibón de Escarpinosa

Estuve andando durante horas, completamente sólo, y llegar al ibón y tener ante mi, y para mi solo, semejante espectáculo me hizo sentir completamente afortunado y en máxima conexión con este lugar.

Te recomiendo rodearlo dando un tranquilo paseo, subirte a las zonas altas para verlo desde diferentes perspectivas, comer y descansar a los pies de sus aguas cristalinas y respirar profundo. Regalos así no tenemos todos los días.

Powered by Wikiloc




Resumen
  • 10/10
    ¿Es bonito el entorno? - 10/10
  • 7/10
    ¿Es fácil la ruta? - 7/10
  • 10/10
    ¿Es divertida y variada? - 10/10
  • 10/10
    ¿Volvería a este lugar? - 10/10
9.3/10
Sending
User Rating 0 (0 votes)

Dejar comentario