Rabanal de Arriba y su braña





Rabanal de Arriba

Ya ha comenzado el otoño y con él llegan las rutas más bonitas de todo el año. Las rutas en otoño tienen un color especial, un aire nuevo, mejores temperaturas y dejamos atrás el asfixiante calor. La ruta de hoy, donde visitaremos Rabanal de Arriba en León, es perfecta para esta época del año.

La ruta consiste en llegar a Rabanal de Arriba, pasar por la Cascada del Pimpanón, luego por los Molinos de Rabanal para finalmente llegar a una braña espectacular. Para los que no sepáis que es una braña, y para no extendernos mucho, es una zona de montaña donde el ganado pasta, normalmente los pastos últimos tras el verano. Una ruta sencilla, sin mucho desnivel, llena de agua por todas lados y mágicos bosques.

DATOS TÉCNICOS
  • Longitud: 8 Kilómetros (ida y vuelta)
  • Circular: Si
  • Dificultad: Media.
  • Desnivel acumulado: Subiendo 436 metros y 436 metros bajando
  • Lugar de inicio y fin: Rabanal de Arriba Ver Mapa

Nada más llegar a Rabanal de Arriba y aparquemos veremos postes indicativos de varias rutas. El que debemos escoger para esta ocasión es el que indica Molinos de Rabanal y comenzamos a andar. El camino está bien señalizado, y como hemos dicho anteriormente, no presenta gran dificultad, por lo que se hará muy agradable el paseo.

Rabanal de Arriba

Tras dos kilómetros caminando y haciendo fotos, cosa que no pararás de hacer, hacemos la primera parada. Veremos como el camino se abre en dos y una senda baja levemente dejando de lado el camino que hasta ahora estábamos siguiendo. Este nos llevará hasta uno de los molinos y si seguimos andando paralelos a la orilla del río llegaremos finalmente hasta la parte superior de la Cascada de Pimpanón. ¡Os encantará! Si lo deseáis podéis bajar a la base de la cascada con precaución.

Rabanal de Arriba

Volvemos por el camino anterior dejando el río a la derecha hasta encontrarnos con un puente y varios molinos. Este será uno de los sitios más bonitos de esta ruta, un rincón perfecto para parar, hacer fotos y tomar algo de alimento. Los árboles, la humedad, el río, las hojas en el suelo… en fin, una maravilla.




Una vez hemos repuesto la energía y tras cruzar el puente veremos tres sendas, hay que tomar la de la derecha, que es la que debemos de seguir. Este tramo también es precioso atravesando numerosos saltos de agua formado por el río. Aquí el desnivel nos lo pone más duro y a partir de aquí la cosa empieza a empinarse…

Tras otro kilómetro más llegaremos finalmente a la braña, una braña algo abandonada, pero a la altura de las mejores que hay por la zona. El lugar es absolutamente mágico merece la pena visitar. Es una ruta fácil, corta que os aportará una gran satisfacción.


Resumen
  • 10/10
    ¿Es bonito el entorno? - 10/10
  • 8/10
    ¿Es fácil la ruta? - 8/10
  • 6/10
    ¿Se puede hacer con niños (+ 5 años)? - 6/10
  • 8/10
    ¿Es divertida y variada? - 8/10
  • 8/10
    ¿Volvería a este lugar? - 8/10
8.0/10
Sending
User Rating 0 (0 votes)

Dejar comentario