El bosque encantado de Tenerife: El Pijaral




El Pijaral Tenerife

La Reserva Natural de El Pijaral es un lugar mágico, un “verdadero bosque encantado” donde es fácil imaginar ver hadas y enanos pasear. Un lujo situado en Tenerife e integrado en el Espacio Protegido del Parque Rural de Anaga. Se trata de un entorno escarpado, no muy accesible (por suerte) en que podemos vivir una experiencia única alejados del turismo de sol y playa que tan asociado está a las islas.

El Parque Rural de Anaga se encuentran dividido en tres zonas de gran valor: las reservas Naturales Integrales de Ijuana, El Pijaral y Los Roques de Anaga, que tienen el máximo grado de protección medioambiental. Hoy visitamos El Pijaral, una ruta perfecta para iniciarse en el senderismo apta para todas las edades y para el cual necesitamos una autorización especial para visitarlo como veremos más abajo. ¡Vamos a descubrirlo!

El Pijaral Tenerife

DÓNDE SE ENCUENTRA

El Pijaral está ubicado en el centro del Parque Rural de Anaga, discurre por un bosque de laurisilva permanentemente húmedo debido al viento alisio por lo que es fácil encontrar bancos de nubes entre dicho bosque y tener la sensación de encontrarnos en una selva tropical (aunque la vegetación es totalmente distinta logicamente). Se le conoce como el Pijaral por unos helechos grandes a los que se les denomina Píjara cuyas hojas a veces pueden llegar a alcanzar hasta los 2 metros de largo. A lo largo del recorrido encontraremos arboles y plantas como el Tilo, el Laurel, el Brezo, el Tejo o el Acebiño.

LA RUTA

El sendero comienza en la zona de La Ensillada, donde antiguamente existió un área recreativa, y ahora podemos encontrar un pequeño parking. Llegamos hasta aquí por la carretera del Bailadero-Chamorga, TF-123, llegando a una explanada (ensanche de la carretera) a la izquierda después de pasar un albergue.

La zona, como ya hemos comentado, es muy húmeda por lo que habrá que tener especial cuidado con los resbalones. El barro, las hojas en el suelo y las piedras son obstáculos fáciles de controlar pero tendremos que estar con los ojos bien abiertos para no pisar donde no debemos. La ruta está perfectamente marcada, no tiene perdida pues el camino discurre claramente entre los helechos siendo casi imposible perderse. Aun así os damos algunas claves del recorrido.

El Pijaral Tenerife

Tras iniciar el camino y tras una pequeña subida encontramos una bifurcación a la izquierda sin señalizar que nos lleva a Roque Chinobre desde donde tendremos unas de las mejores vistas del Macizo de Anaga y el litoral. La ruta no es por aquí, pero merece la pena desviarse momentáneamente pues nos llevará unos 10 minutos y merecen la pena las espectaculares vistas. Si decidimos ir lo único que tendremos que hacer una vez queramos incorporarnos de nuevo a la ruta es volver sobre nuestros pasos hasta la bifurcación.

El Pijaral Tenerife
El Pijaral Tenerife




Retomamos el sendero y ya os aseguro que fliparéis con los paisajes que nos vamos a ir encontrando. Es un lugar mágico, en el que apenas llega la luz, los árboles y los helechos crean un entorno único, frío y cargado de misterio. Continuamos caminando y a la izquierda nos encontramos con la piedra de La Jurada.

El Pijaral Tenerife
El Pijaral Tenerife

Continuamos de frente e ignoramos el desvío de la derecha. A los minutos nos encontraremos con el Roque Anambro (815 m) donde es fácil encontrar gente practicando la escalada y donde nosotros volveremos a disfrutar con otras vistas inolvidables. El sendero termina en el Mirador de “Cabezo del Tejo”, otro de los puntos importantes de este recorrido. Si las las condiciones meteorológicas lo permiten, podremos ver los valles de Taganana, Benijo, El Draguillo e incluso, en días muy despejados, el mismísimo Teide.

El Pijaral Tenerife
El Pijaral Tenerife

Una vez nos hayamos cansado de ver el paisaje y de hacer fotos es hora de continuar. En este punto tomamos la ancha pista forestal que sale desde la parte trasera del mirador. Esta pista forestal nos llevará, tras un recorrido serpenteante, a la carretera donde tomamos la desviación a la derecha que se encuentra la zona denominada Las Chamuscadas. A nuestra derecha comienza una subida que nos lleva al mismo sendero por el que habíamos bajado (el desvío a la derecha que en la ruta de ida no cogimos) y al llegar ahí, giramos a la izquierda para volver al punto de inicio.




El Pijaral Tenerife

En resumen os diremos que es un lugar precioso, no nos cansamos de decirlo, fácil para realizar con niños (aunque son los padres los que deben valorar si sus hijos están o no preparados) y no os llevará más de 3 horas realizarlo. Si lo hacéis por la mañana temprano podéis estar de vuelta a la hora de comer sin problema. Sólo está permitido visitar esta zona con una autorización previa ya que el acceso está muy controlado para una buena conservación del entorno. Abajo os hemos dejado un enlace donde poder pedir online la autorización.

Recuerda que la dificultad está basada en la distancia, el desnivel o el tipo de terreno que podemos encontrarnos. Cada adulto o niño tiene una capacidad diferente y lo que para nosotros nos parece dificultad fácil puede ser considerada dificultad media para otros. Sigue siempre las recomendaciones, usa el sentido común y toma nuestras opiniones como una orientación. Al final, cada persona debe ser quien decida si es o no idónea para hacer la ruta.

Web | Solicitud de permisos para visitar el Parque de Anaga


Resumen
  • 10/10
    ¿Es bonito el entorno? - 10/10
  • 9/10
    ¿Es fácil la ruta? - 9/10
  • 9/10
    ¿Se puede hacer con niños (+ 5 años)? - 9/10
  • 10/10
    ¿Es divertida y variada? - 10/10
  • 10/10
    ¿Volvería a este lugar? - 10/10
9.6/10
Sending
User Rating 0 (0 votes)

Dejar comentario